Santoro en Casa Ciudadana: “Si fuese por Macri aplicaría un programa mucho más violento que el que está aplicando”

El legislador porteño Leandro Santoro, de origen radical pero integrante de Unidad Ciudadana, estuvo en la sede partidaria de Gualeguay. Dejó reflexiones profundas y frases picantes. Toda la nota acá.

Santoro es politólogo y lidera una agrupación política denominada «Los Irrompibles» que forma parte de Unidad Ciudadana. Fue presidente de la Juventud Radical y, actualmente, es legislador porteño. Por su profundidad de análisis, es interesante escucharlo más allá de lo que uno piense. Se trata de uno de los dirigentes más lúcidos del espacio liderado por Cristina. Dio una conferencia de prensa antes de la charla de esta mañana en la Casa Ciudadana ubicada en calle Maipú y estas son las principales reflexiones:

– Sobre la candidatura de Cristina: «Estamos todos con la sensación de que la Argentina se encuentra en una situación muy frágil y me parece que se empieza a sentir el reclamo para que Cristina acepte la candidatura a presidente. Si yo tuviese que resumir lo que siento es: mucha angustia por la situación socio económica y mucha esperanza de que Cristina sea la solución a ese problema».

Sobre la presentación del libro de Cristina: «Fue un hecho político de trascendencia. La convocatoria excede a Cristina, no sólo por la gente que la acompañó, sino por la platea que estaba ahí adentro, muy variada. Se mandó un mensaje muy claro de unidad nacional, tratando de articular a todos los sectores populares comprometidos con el cambio social. El tono fue el adecuado, porque fue conciliador, reflexivo. Y se dejó entrever que es la única dirigente política de la Argentina que tiene la capacidad de articular tantos consensos y tanta diversidad de sectores».

– Sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo social: «Es algo que venimos sosteniendo desde hace tiempo, pero un gran pacto entre las fuerzas sociales, políticas, empresariales y sindicales, requiere de una suerte de tecnología. No es lo que hace Macri convocando a firmar diez puntos que acordó con el Fondo Monetario Internacional. Hay un método para construir un consenso. Primero escuchar; segundo lograr sintetizar diferencias; tercero tener muñeca política, porque una de las cosas más importantes en este tipo de acuerdos es la habilidad de articular consensos, y ahí hay que ser muy reservado. A diferencia de lo que hizo Macri, en general, este tipo de acuerdos se construyen en silencio, cuando las cámaras están apagadas, no se construyen para la tele, se construyen para la Patria».

Evangelina Gálligo, Paola Rubattino, Leandro Santoro y Héctor Arellano

– Sobre el pacto que propondría Cristina: «Cuando trae a colación la experiencia histórica de Gelbard, apunta hacia un modelo de país, productivo, desarrollado, desarrollista, de inclusión social. Distinto al pacto que propone Macri que es un pacto para garantizar los compromisos con los acreedores externos y la continuidad jurídica para las empresas prestadoras de servicios públicos. Eso es un pacto que le puede servir a un sector del mercado, pero no le sirve ni a los argentinos, ni a los industriales que son los que generan empleo. Se trata de pactar en función de un modelo de país, y el modelo de país que nosotros representamos lo lidera Cristina.Soy de los que creen que el acuerdo se va a terminar de lograr cuando tengamos una candidata en la cancha; y cuando por el cronograma electoral los argentinos estemos dispuestos a discutir los problemas profundos y no solamente los que fijan los medios de comunicación».

-Sobre los dirigentes políticos: «Creo que faltan partidos políticos, tengo una mirada muy institucionalista respecto a ese tema. Fíjese que después de la crisis del 2001, el sistema de partidos no se recompuso con la solvencia que uno hubiese esperado. Después uno puede agregarle a ese problema la falta de formación política de algunos dirigentes que tienen una mirada muy cortita de la realidad y tienen una mirada muy influenciada por lo que dice la televisión. A veces hay dirigentes que van a la televisión a repetir lo que escucharon en la televisión, entonces, eso es como un círculo vicioso».

«En estas elecciones se juega tu salario y la jubilación de tu vieja»

Sobre la situación en América Latina: «Está en un momento crucial de su historia, porque las condiciones mundiales hacen que si no tenemos capacidad de articular fuerza política para lograr la defensa de los intereses populares, las conquistas que logramos en los últimos años, lo que nosotros denominamos el Estado de Bienestar peligra seriamente. El ataque contra el sistema previsional, contra las leyes de protección laboral, la prestación de servicios públicos gratuitos y de calidad está en riesgo en toda América Latina. La agenda de la derecha es igual en Brasil, Chile, Uruguay y acá. Se necesita un gran acuerdo que, además de garantizar el desarrollo y el crecimiento, garantice la protección social de los sectores más vulnerables. Creo en una democracia con Justicia Social y en América Latina eso hoy está en riesgo».

Sobre los medios y los nuevos paradigmas: «No soy de los que creen que los medios son los únicos titiriteros, creo que tienen una influencia muy importante pero no determinan. Hay un trabajo muy importante de orden intelectual y académico que está pendiente. Necesitamos renovar nuestro discurso, nuestro arsenal teórico y conceptual para poder interpretar la realidad. Así como la derecha vive una crisis por tratar de repetir los modelos de los noventa que hoy no pueden ser aplicados porque la realidad socioeconómica y cultural es distinta. Si fuese por Macri aplicaría un programa mucho más violenta del que está aplicando, más parecido al que aplicó Carlos Menem, pero se encuentra con la resistencia de los sectores populares que no le permiten privatizar, desmantelar definitivamente los derechos y las garantías constitucionales y laborales. Algo parecido nos pasa a nosotros, también nos resulta difícil plantear una alternativa política en función de un paradigma distinto. Somos muy críticos de la forma en que se produce la riqueza en la Argentina y se distribuye, pero en todo el continente está pendiente la construcción de un modelo que funcione como una alternativa integral al neoliberalismo».