Romero: “Hasta comida vienen a pedir al Hospital”

El director del Hospital San Antonio, Dr. Rodolfo Romero, dialogó con Gualeguay Hoy sobre la situación sanitaria de la ciudad. Habló de su continuidad, la crisis, los servicios, la polémica por los anestesistas, etcétera.

En primer lugar, se refirió a cómo afecta el ajuste al Hospital San Antonio: “Hay una crisis a nivel país muy profunda, con corridas cambiarias, que hicieron que el dólar pase de 18 a 40 pesos. Se produjo un desfasaje importante, sobretodo, en el rubro medicamentos. Eso se trasladó al presupuesto mensual que recibimos en el Hospital. Durante el año se duplicó el presupuesto a costa del rubro medicamentos que para nosotros es el gasto mayor que tenemos como partida”, remarcó y siguió en el mismo sentido: “Producto de la crisis que ha afectado a los trabajadores, viene la caída de las obras sociales, los pagos se extendieron de treinta a sesenta y de sesenta a noventa días; y el aumento consecuente de la demanda por la pobreza, que en lugar de Pobreza Cero, se transformó en 33,6%, cerca de 13 millones de argentinos. Todo eso conspiró contra el sistema de salud, no sólo de este Hospital, sino de todos los otros hospitales”, enumeró.

Lo que viene para el año 2019

Le pedimos que trace un panorama respecto a un año que comienza con los recortes ya anunciados en Salud: “Muchas de las cosas las absorbe la Provincia, y el resto las absorbemos nosotros. Algunas por goteo caen acá, y uno está entregando medicamentos, por ejemplo, para enfermedades crónicas (N de la R: de las cuales antes se hacía cargo Nación) todos los días. Provincia está como asfixiada por estos recortes. Estoy preocupado y agradecido a la Ministra de Salud, que recapacitó, y al Gobernador que apoyó a través de su secretario, y la gente que me apoyó. A la misma gente del Hospital que apoyó esta patriada”, indicó con gratitud. Luego, sobre el pronóstico: “No creo que esto vaya a mejorar, hay una importante recesión, el castigo siempre es para la gente más necesitada, eso rebota todo y lo tenemos acá, estamos dando no solamente medicamentos. Sigo las protestas a través del Facebook, es una herramienta muy útil, bien usada, pero mal usada es dañina. Puede faltar algún medicamento, también hay que decir que no hay un vademécum, que se respete, porque los médicos, en general, recetan cualquier cosa, los de acá, los de la ciudad, los privados, los de la asistencia. Y nosotros terminamos pagando eso. Hasta comida nos vienen a pedir. Leche, ni le digo, la realidad es que al Hospital viene gente a pedir comida también”, aseguró.

Más datos del Hospital

Le pedimos que ponga en números la situación: “Se están trabajando, aproximadamente, diez mil consultas mensuales, de consultorio externo y guardia, estamos en quinientas internaciones mensuales; más de cincuenta partos. Pero el Hospital está bien, más allá de la situación general. Uno no es infalible, pero quiero que se quede tranquila la gente que escribe en las redes sociales, que yo leo y trato de corregir lo que denuncia”, comentó. Y siguió sobre la magnitud: “Es un Hospital de cabecera, estamos recibiendo la demanda de atención de Galarza, Mansilla, Rosario del Tala, Larroque, Islas, Carbó, Cuchilla, Alarcón, Ceibas. Permanentemente estamos recibiendo toda esa demanda y la cubrimos. Nos podemos equivocar, por supuesto, pero porque trabajamos. Hemos adquirido una complejidad que no teníamos. Tenemos funcionando el tomógrafo Siemens de 16 cortes, el único de esa complejidad y generación en la ciudad. Estamos haciendo cerca de doscientas tomografías por día. Compramos un electro encefalógrafo, que no teníamos para hacer encefalogramas, porque venía un neurólogo al CEM. Ahora lo tenemos, tenemos lámpara de hendidura, un refractómetro en el servicio de oftalmología, que hace 26 años no funcionaba, lo reforzamos con aparatología, también al servicio de odontología, y eso nos ha permitido hacer muchísimas más prestaciones”, enumeró. También aseguró que el problema que se suscitó con los anestesistas, está en vías de solución, ya que de los cuatro anestesistas que trabajan en el Hospital San Antonio, están en vías de reemplazar a uno que está cerca de su jubilación.

“Creo que la vamos a soportar”

Luego, Romero se mostró esperanzado, a pesar de los pronósticos: “Creo que la vamos a soportar a la crisis, aunque tampoco esto de que el dólar se está cayendo, no significa nada, porque los recortes son para los de abajo, y hemos caído tanto que ni siquiera tenemos más Ministerio de Salud, que es el órgano rector de las políticas de salud. Estoy totalmente en contra de eso, por lo que significa, esto es nefasto. Se ha recortado en los sectores más desprotegidos, más desposeídos. Esto es un Gobierno de ricos para los ricos, no hay duda de eso. Espero, por otro lado, que en nuestra Provincia el Gobernador continúe en sus funciones porque no tengo más que agradecimiento para él”, expresó.

“Estoy ratificado para quedarme”

Cerramos recordando la polémica con el Ministerio de Salud y algunos dirigentes políticos locales que lo llevaron hasta presentar su renuncia: “Soy un hombre del Gobernador Bordet, no tengo problema en decirlo, pero también debo aclarar que mi función en este Hospital tiene que ver sólo con la política de salud, llevarle salud y de calidad a los habitantes y vecinos de nuestra ciudad”, indicó. Luego, recordó su renuncia presentada al Ministerio de Salud de la Provincia, el pedido de firmas para que no se vaya, la marcha que se dio, y destacó una reunión entre la Ministra Sonia Velázquez, el Secretario de la Gobernación Edgardo Kueider, y el ex Intendente Luis Erro, para asegurar su continuidad: “Expliqué que si el Hospital me parecía inviable me iba”. Y remarcó que además de los medicamentos, tuvo problemas presupuestarios con otro insumo clave que es el oxígeno, manejado por dos empresas en todo el país: “El Hospital estaba equilibrado todavía, pero yo veía que era un tren que en un par de meses chocaba, y decidí irme”. De aquella reunión mencionada, destacó que le dieron la partida que él había solicitado. En aquel entonces, pidió que el Gobernador traiga la ambulancia, “que es casi una cama en terapia intensiva: con respirador, monitor multi paramétrico, etcétera”. Luego, quiso contestarle a los que habían acusado de hacer pan y circo: “Recibí la partida solicitada, recibí la ambulancia, y queda el tema de la ratificación, que se dio tras una conversación con la Ministra y fue realizada con un mensaje del Gobernador, así que estoy ratificado para quedarme”.