Por qué sube el dólar y quién gana con esta devaluación

Gualeguay Hoy te trae, por un lado, las principales opiniones sobre las causas de la suba de la divisa norteamericana. Por otra parte, analizamos de qué manera va a afectar la fabulosa devaluación de nuestra moneda nuestra vida cotidiana. Quién gana y quién pierde con todo esto.

Uno de los grandes debates es, si “el mejor equipo de los últimos cincuenta años” (como definió el presidente Macri a su gabinete en varias oportunidades), está lleno de inútiles o tienen también su alta cuota de maldad. Personalmente, me inclino por la segunda, pero ya volveremos sobre el tema de la intencionalidad. Escribo esta nota con el dólar por encima de los cuarenta pesos y sin saber a qué precio va a estar cuando llegue al punto final. Sin embargo, muchos lectores pueden asegurar que esto no los afecta en lo más mínimo, porque nuestra economía doméstica, la de la inmensa mayoría de los argentinos, se maneja en pesos. Veremos que esto no es tan así. Ni siquiera los que quieren mantenerse al margen de esto, por ceguera o fanatismo, pueden hacerlo.

¿Por qué sube el dólar?

Vamos a tener en cuenta muchas miradas. Por un lado, se dice que “los mercados no confían en las medidas del Gobierno”. Dicho en criollo, no les ven uñas de guitarreros a estos cráneos para zafar de una crisis que está a la vuelta de la esquina. Otra lectura desde los mercados es la desconfianza respecto a la capacidad que tiene nuestro país de pagar los compromisos asumidos. La deuda externa argentina supera los 250 mil millones de dólares y con la recesión y el enfriamiento de la economía, nadie puede asegurar que estamos en condiciones de cancelar ni siquiera los intereses. A esa desconfianza, hay que sumarle la de los sectores medios altos, que tienen capacidad de ahorro. Ven que el país se desploma, y se desesperan por comprar dólares para que sus ahorros no pierdan valor. Aumenta la demanda, aumenta el precio y escasea la oferta.

Una lectura un poco más crítica diría que esto no es un error ni una falla en los cálculos. Acá se está beneficiando a los sectores que fugan dólares al exterior. Si vos compraste muchos dólares a veinte pesos, hoy tu plata en pesos vale el doble. Hiciste un flor de negocio sin mover un dedo. En nuestro país, los únicos negocios rentables son la especulación financiera, la exportación de granos (que está en manos de un par de monopolios), y las empresas de energía que la juntaron en pala con los tarifazos. Dedicarse a otra cosa es como manejar un auto con los ojos cerrados.

Quién gana con la devaluación

Esta pregunta se responde un poco con lo que dijimos antes. Ganan los especuladores; los que forman parte del selecto grupo que maneja las exportaciones en nuestro país (granos, minería, carne, y demás materias primas); los tenedores de bonos de la deuda externa argentina; los bancos que tienen a medio mundo ensartado con tarjetas, hipotecas, y sigue la lista. Ellos ganan y hacen sospechar que nada de esto fue un error. Que no son incompetentes, ni se equivocaron, ni se les escapó la tortuga. Vinieron a hacer negocios financieros y es lo que están haciendo. Esta es su especialidad: garantizar los negocios de familiares y amigos. Y nada de ganar un quince con la obra pública. Con cada vencimiento de bonos, con cada centavito que sube el dólar se gana muchísima plata.

Los que seguro perdemos somos nosotros. Porque la nafta sube a precio dólar y transfiere su aumento a todo; los alimentos se transportan con vehículos; los alquileres suben; suben los servicios públicos para garantizarles competitividad a las empresas que después fugan las divisas; suben los útiles escolares (incluidos los cuadernos); suben absolutamente todos los productos importados (tecnología, repuestos, etcétera); sube todo sube. Menos los sueldos, porque los gremios cerraron la mayoría de las paritarias a la baja. Ante cada devaluación, tu salario va perdiendo valor de compra, porque las cosas aumentan con el dólar. Así es la cosa. Ganan unos pocos y perdemos casi todos.