Olivera fue reelecto al frente de la Rural y habló de todo

El presidente de la Sociedad Rural, Luciano Olivera, seguirá dos años al frente de la entidad. En la entrevista con Gualeguay Hoy, habló de producción, la relación con el Gobierno, Agroquímicos y Caminos Rurales, entre otros temas.

Aprovechando la Asamblea Ordinaria que se realizó este viernes 23, mediante la cual Olivera, junto al vicepresidente Bruno Benedetti, fueron reelegidos para llevar adelante la responsabilidad de conducir la Sociedad Rural de Gualeguay, decidimos realizar esta entrevista en profundidad. En primer lugar, Olivera se refirió a la actualidad del sector agropecuario en términos generales: “Venimos de una Expo que a nivel expositores fue de lo más grande de los últimos tiempos, fue muy buena. Ojalá siga creciendo año a año”, comenzó y luego se metió de lleno en lo que viene: “En algún momento, dije que no me gusta del Estado Nacional que cuente los porotos sin siquiera haber estado sembrado. Recién se llevará un treinta o cuarenta por ciento de la siembra gruesa, falta todavía. A su vez, se está levantando la cosecha fina, y la verdad que fue una mala jugada, no me gustó lo de la suba de retenciones. Seguramente, había que pararla porque no podía seguir bajando, pero no me gusta que se cuente la producción sin haberla sembrado. El año pasado se esperaba una cosecha récord, y el 31 de enero se cortó la lluvia y fue la peor sequía de los últimos cuarenta años”, lamentó. La crítica tiene que ver con que el Gobierno Nacional, ya da cuenta de lo que será la próxima cosecha sin que haya terminado: “Hasta que no esté el grano dentro de los silos, adentro del camión, es muy arriesgado contarlo. Es falta de información contar algo que no está plantado. Es como decir tengo una casa, sin los cimientos hechos. Podré tener los materiales, pero hasta que la casa no está techada y cerrada no hay nada”, argumentó.

“No alcanza para cubrir los tres períodos”

Párrafo aparte, Olviera dio cuenta de las características generales y algunos datos importantes: “Somos un sector que produce a cielo abierto, tenemos que adaptarnos a lo que es el clima. De hecho, ahora tenemos un clima más benigno, la cosecha de fina va a ser mejor, mejor que otros años, porque hay un rinde de 4000 kilos de trigo que es bueno para lo que es Gualeguay”. De todas formas, aclaró: “Pero eso no alcanza para cubrir los tres períodos, tres cosechas malas que han venido. Este año por sequía y el anterior por exceso de agua. Son tres años de mucha pérdida, económicamente, no se equipara con una cosecha de trigo. Seguramente, va a llevar la cosecha de trigo, la cosecha de gruesa en abril o mayo y, posiblemente, otro año más para poder equipararse”, enumeró. Y defendió al sector: “Todo el mundo dice que nos quejamos por una cosa y otra, pero a cielo abierto si tenés exceso de agua se pudre todo y no se permite levantar la cosecha y si tenés sequía no se puede tampoco. Es la triste realidad de la producción agropecuaria”, indicó.

Agregar valor agregado

Más adelante, Olivera dio cuenta de un aspecto más estructural: “El sector aporta un gran porcentaje, por no decir más del cincuenta por ciento a lo que son las arcas del Estado. No depende de los productores que el país sea agroexportador, o industrial. Para agregarle valor agregado a los productos, me parece que el que tendría que incursionar en el tema es el Estado. El actual, el anterior y el anterior. Es un tema de muchas décadas, que se busca lo más fácil, que es que los granos suban al camión, lleguen al puerto y salgan arriba de un barco hacia Europa, Asia o donde tengan que ir. Habría que industrializar, pero en eso no me puedo meter y no es responsabilidad de los productores del sector primario”, explicó.

“Son las herramientas que tenemos para producir”

Luego, Olviera se refirió a un tema que está en agenda, sobretodo, después del fallo de la Justicia entrerriana que limitó fuertemente las fumigaciones: “Como lo he dicho muchas veces, no se puede hablar de agrotóxicos, son agroquímicos, y los que se utilizan son habilitados por el INTA, no son productos que a los productores se les ocurren usar. Si hubiese productos que estuviesen prohibidos, ahí sí serían agrotóxicos, pero son las herramientas que tenemos para producir en la Argentina”, opinó. Luego, fue al plano local: “Por supuesto que ha habido polémica, creo que también más con el sector educativo. Voy a hablar a nivel local, con Martín (N de la R: por Müller, Director Departamental de Escuelas) hemos tenido amplio diálogo, desde hace meses, no desde ahora, por la polémica de quince días. Siempre hemos estado en contacto y creo que se está buscando un punto de diálogo entre directivos, personal del INTA, explicando, contando cómo se produce”, aseguró. Luego, profundizó: “Por supuesto que no estamos de acuerdo con las malas prácticas agrícolas. De hecho, seguimos participando de actividades que organiza la secretaria de producción de la provincia. He participado en muchas a lo largo de varios años y se siguen dando. Se dio en Gualeguay una hace una semana, se da en Victoria, organizadas por el Gobierno Nacional”. Le consultamos por el modelo productivo y expresó: “Después si hay que cambiar el modelo productivo de la Argentina,
tendremos que trabajar entre todos. Pero no es que Gualeguay lo va a cambiar.
Durante décadas, se ha llevado adelante este modelo productivo. Los productores argentinos somos muy elásticos, y nos acostumbramos a producir lo que haya que producir, lo que nos pongan adelante”, expresó.

Caminos rurales

Cerramos con el estado lamentable de los caminos rurales: “Somos un gran sostén económico, y el tema de las redes viales son pésimas. Si bien en este último año se ha mejorado mucho, pero faltan pasos gigantes para lograr caminos a la altura de lo que es la producción hoy entrerriana. Es muy complejo, las redes troncales tendrían que ser enripiadas desde hace muchos años, porque el aporte del sector ha sido gigantesco”, comentó. Luego puso cifras elocuentes para finalizar: “De los mil doscientos kilómetros que tiene Gualeguay de caminos rurales, hay sesenta de asfalto y otros entre sesenta y ochenta de ripio y el resto es de tierra. Todos los años se debería hacer un porcentaje de caminos enripiados, y eso se notaría. Por lo menos, las redes troncales. No ha existido en los últimos años la participación de Vialidad, ha sido nula. Por eso llegamos al estado en el que estamos. Si bien, vuelvo a repetir, creo que se le ha puesto esfuerzo de parte de la Provincia en este último año en tratar de mejorar, pero creo que son gotas de agua”, cerró.