Manuel Cichero tras dirigir «Lombrices»: “Amo el Teatro porque creo que es un mundo mágico”

Gualeguay Hoy dialogó con el director de “Lombrices”, que se presentó este domingo en el Teatro Italia. La charla versó sobre esta obra y el resto de sus proyectos en marcha.

Manuel Cichero dirigió la puesta en escena de la obra de Pablo Albarello, que durante el fin de semana se disfrutó en el Teatro Italia con las actuaciones de Hilda Naiviat y Teresa Aicega. Aprovechando la ocasión, nos damos el gusto de entrevistarlo. Comenzamos con esta última presentación: “La obra que se estrenó es “Lombrices” de Pablo Albarello. Cuenta la historia dos ancianas en estado de decrepitud quienes comparten sus últimos momentos entre relatos insólitos y las más disparatadas visiones del mundo. Mientras el edificio en que viven se encuentra en llamas por un incendio, ellas despliegan una relación sádica que las une y sus juegos más macabros con los que se divierten coqueteando con la muerte, caminando en este filo, entre la vida y la muerte, entre el humor más disparatado y la tragedia”, reseñó. Le consultamos por la elección de ese texto: “Creo que muestra una realidad tan presente que nos cuesta admitir: la tercera edad, la soledad, la vulnerabilidad. El autor bucea en las profundidades de lo humano para hacernos reír de nosotros mismos; para hacernos pensar que los comentarios de estas queribles ancianas quizás no sean tan disparatados y que la decrepitud no les pertenece sólo a ellas, sino también al mundo en estado de decadencia”, opinó.

Cómo encarar las obras

Párrafo aparte, le pedimos a Cichero que nos cuente sobre su forma de trabajar: “En realidad, leo mucho teatro. Me gusta que la dramaturgia tenga un contenido amplio donde el espectador pase por todos los estados, y si eso me lo produce la obra es porque es la elección acertada para llevar un texto a las tablas”, definió y continuó: “Una vez elegido el texto observo mucho los papeles y los actores con los cuales cuento. Es como si viera ese personaje entrar en determinado actriz o actor. Les propongo la obra entregándole una copia para que lean, indaguen y luego me cuenten qué les pareció, y casi siempre coincidimos en el gusto de elección y comienza un primer trabajo que es aprender toda la obra. Lleva un tiempo, una vez logrado comenzamos a crear los personajes como son, como lo vemos; qué pensamos de ese personaje, no sólo de la información que contamos desde el autor sino nuestra mirada; qué nos provoca, y un sin fin de cosas que van dando cuerpo y forma para transitarlo siempre en un trabajo de equipo”, enumeró.

El trabajo en equipo

Cichero vive la dramaturgia con mucha pasión: “En lo personal amo el Teatro. Creo que es un mundo mágico que nos permite contar historias; vivir otras vidas, otros cuerpos, hasta pensamientos o acciones que no son las que quizás coinciden con nuestra forma de pensar, vivir, transitar y eso es maravilloso”, definió. Luego, su trayectoria reciente: “Vengo trabajando hace seis años en Galarza donde creé el grupo «Toco Madera» con personas maravillosas de esa localidad y la verdad me llena de satisfacciones por todo lo logrado hasta acá. Tengo que mencionar la ayuda y el acompañamiento de mi hijo Facundo que siempre está en cada proyecto ayudándome con la técnica o maquillajes, y su trabajo es tan exquisito que juntos logramos ver un trabajo final muy bueno. Ademas de Jony Nosiglia que siempre nos ayuda y acompaña en todo cuanto puede”, agradeció. La vecina ciudad también lo acompaña: “Tengo que decir que Galarza respondió desde un primer momento apoyando cada proyecto y esto es tan importante porque es el empuje que se necesita para seguir creciendo. Este año estamos con varios proyectos que pensamos llevar a las tablas así que estamos trabajando mucho. Por otra parte, cada lunes tenemos nuestro taller de teatro donde trabajamos con ejercicios de respiración, corporales, improvisaciones, trabajos de texto, autores muy variados”, invitó.

Próximas obras en cartel

Cerramos el diálogo con los proyectos a futuro: “El mes próximo pondremos en escena nuevamente la obra «Morirás con las piernas bien cerradas» del autor Gastón Quiroga. Esta obra nos dio muchas satisfacciones por lo que decidirnos repetir. En estos casi seis años este grupo fue adquiriendo materiales para técnica, luces, consolas, micrófonos, parlantes, cables, etc. Todo con nuestro trabajo de equipo y dicho grupo se encuentra inscripto en el Instituto Nacional de Teatro, con una mención en los premios escenario”, resaltó. De cualquier forma, no se quedan con eso: “Siempre queremos más. Más proyectos que se logren, más sueños que se cumplan y seguir creciendo”, finalizó.