“Las ratas nos visitan todas las noches por arriba de los tapiales” … “parecen nutrias”

Los vecinos del Barrio San Jorge convocaron a los medios preocupados por la cantidad de ratas, mosquitos y demás alimañas que hay en los alrededores de la Comisaría Segunda de nuestra ciudad. Se sienten discriminados también en los servicios y sufren las consecuencias. Entrá y enterate.

Apenas a un par de cuadras del Corsódromo de nuestra ciudad hay un grupo de vecinos que sienten que no son parte de Gualeguay. Toda la chatarra de la Comisaría Segunda los llena de alimañas que les complican la vida diaria y los exponen a peligrosas enfermedades. Hay terrenos con pastizales muy altos que suman al panorama de abandono medio ambiental. Para colmo, los servicios son deficientes, tanto por el lado de la iluminación como por el estado de las calles que se vuelven intransitables con la lluvia. Escuchamos sus voces mezcladas para facilitar la lectura:

El problema central lo genera la chatarra: “Acá hay familias, hay chicos. El tema son los roedores, las ratas, las víboras que aparecen a raíz de toda esta mugre, basura, y estamos muy preocupados por todo esto. Había muchos más vehículos y un día limpiaron todo el terreno. Al mes empezaron a traer nuevamente estos vehículos, y siguen trayendo, a toda hora, incluso de noche tarde”, explicaron. La situación obligó a vecinos a mudarse: “Es preocupante, aparte, hay muchas familias que se han ido porque tener esto acá es mucha mugre. El tema de las ratas y los mosquitos es mucho. Cuando llueve se llena de agua la chatarra y hace que haya muchos mosquitos. Pero lo que más nos preocupa es el tema de las ratas”, indicaron.

Abandono generalizado

Otro tema es la falta de servicios: “Hace más de treinta años que vivo acá. Pero antes no era así, hasta una cancha de fútbol había ahí y mirá lo que es ahora. Aparte el pastizal, la mugre. Mirá el arreglo que les hacen a las calles, tiran para afuera. Le falta cuneta. Cuando llueven son lagunas las calles. Aparte las ratas nos visitan todas las noches por arriba de los tapiales, por donde se pueden meter. Todos los días te recomiendan que te cuides de una enfermedad y de la otra, no sé para qué, mirá lo que es esto”, explicaron. Son varios los vecinos que llevan años allí: “Soy de este Barrio de toda la vida, pero antes no era así. Es un desastre cómo está. Hay esquinas en las que no se puede pasar”, reclamaron.

“Tenemos derecho”

Durante la nota se fueron acercando otros vecinos con reclamos similares

Los vecinos se sienten discriminados: “Todos pagamos los impuestos, y acá los servicios mucho no llegan. Creo que tenemos derecho también a un cordón cuneta, para en un futuro tener un asfalto. Estamos a cinco minutos del centro, y vos fijáte lo que son las calles. Otra cosa es el tema de la iluminación. Desde el CIC hasta Vialidad hay quinientos metros, y los barrios están de Vialidad para atrás. Son muchas familias que vienen a trabajar hacia la ciudad. En esos quinientos metros no hay veredas, sería lindo ya que son anchas, que hagan veredas, bicisendas cosa que los vecinos puedan desplazarse hacia el centro”, exigieron.  Ya han presentado notas pero no han obtenido ninguna solución: “La iluminación es pobre. A veces a la noche queda apagada. Hemos hecho reclamos por todo esto a la Municipalidad. Les hicimos notas y les mandamos fotos. Han pasado unos veinte días de la última”.

“Sentimos que no pertenecíamos a Gualeguay”

La chatarra es caldo de cultivo para muchas enfermedades

En las voces mezcladas de los vecinos se repite el reclamo: “Es tremendo cómo andan las ratas a la noche, tenés que dejar nada afuera. Aparte tenemos chicos, no sabés si se pasa una rata, los chicos después tocan. Hay que tapar todo”. Un mensaje político les molestó: “Nos sentimos mal cuando se dijo que se había sacado la chatarra de Gualeguay, que estaba libre de dengue, pero en realidad la chatarra había venido acá. Nos sentimos que no pertenecíamos a Gualeguay. Queremos que saquen esto porque es mucha mugre. No es lugar para tener esto. El tema de las ratas viene de hace rato. Hay un vecino que fue a reclamar y nunca tuvo respuesta. En los zanjones al lado de la maderera parecen nutrias, no ratas”, graficaron. En el cierre piden una solución: “Me parece que la ciudad se agranda para estos lados y esto no tendría que estar acá. Tendrían que llevarlo para otro lugar. No sé dónde, pero donde no haya gente. Somos gente nosotros. Si sacan las chatarras y autos abandonados del centro donde se junta agua, qué pasa, nosotros no somos gente que nos tiran todo acá”, finalizaron.