Javier Broggi: el abusador de menores que sigue suelto por Gualeguay

Durante la sentencia al cura Ilarraz, integrantes de la ONG ASI Basta recordaron que hace más de un año se espera la decisión del Superior Tribunal sobre el ex funcionario municipal de Urdinarrain que vive en nuestra ciudad.

A la lectura de sentencia en Casación, en el marco de la causa Ilarraz, asistieron integrantes de la ONG ASI Basta. Mientras distintos tribunales de la provincia siguen condenando abusadores o están sustanciando juicios, Norma Romero, integrante de la ONG recordó a ANÁLISIS DIGITAL que aún se espera una definición de la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia (STJ) sobre la condena a Javier Broggi. “Está condenado a 14 años de prisión efectiva desde 2016 por abuso de menores. La sentencia de primera instancia fue confirmada por Casación hace un año y dos meses pero desde ese momento espera una resolución del máximo tribunal provincial. Nos desanima porque sabemos que el perverso no deja de cometer los delitos”, remarcó la mujer. “Esta situación lo hace más poderoso a Broggi, porque se sabe con cierta impunidad y, como todo perverso, goza del poder que tiene sobre víctimas y sobre las co-víctimas”, refirió la integrante de la ONG Abuso Sexual Infantil (ASI) Basta!

Justamente, la agrupación que integra Norma Romero, trabaja por la concientización y prevención del abuso sexual infantil y nació en Urdinarrain. Está compuesta en gran parte por padres, familiares y amigos de víctimas de abuso de Javier Broggi. 

El condenado a 14 años por abuso infantil era secretario de Cultura municipal. Desde ese lugar cometió numerosos abusos a niños. La sentencia condenatoria fue pronunciada en Gualeguaychú, a fines de 2016 y ratificada a fines de 2017 por la Cámara de Casación Penal de Paraná. 

Broggi no sólo fue condenado porque se probaron las denuncias de jóvenes que fueron abusados en su infancia o adolescencia por él, además se confesó. “Él mismo contó que hacía esas cosas con niños desde que tenía 15 años. Las víctimas son más de 40 pero muchos no quisieron contarlo”, recordó hace algunos meses Romero. Después de la condena en 2016, Broggi debió fijar un domicilio de residencia -lo hizo en Gualeguay- pero camina libremente porque la sentencia ordena su efectivización recién cuando adquiera firmeza el fallo. Eso no ha ocurrido, de hecho la Sala Penal tiene la causa hace más de un año para resolver.