Inés Macadam viajará con una beca deportiva a Estados Unidos

Dialogamos con la deportista oriunda de Galarza pero radicada en Mar del Plata, que se encuentra en la élite del atletismo nacional. A mitad de año, continuará su carrera universitaria y deportiva en Estados Unidos.

Inés Macadam es una de las deportistas más importantes de Entre Ríos. En el atletismo su nivel crece cada vez más, y para seguir mejorando debió dejar Galarza y radicarse en Mar del Plata. Gualeguay Hoy comenzó la entrevista consultando cómo es la vida de una deportista de élite: “Implica sacrificar un montón de cosas. Tuve que tomar muchas decisiones, tuve el apoyo de mi familia que me ayudó en los momentos que tenía que mejorar y era irme o estancarme. Fuera de esto, lleva mucho compromiso, responsabilidad, tenés que estar al cien por cien todo el tiempo. En el
momento que me pongo un objetivo, cada día, y lo cumplo, la alegría y la satisfacción que sentís es enorme, y nadie lo va a sentir como vos”
, comenzó. Luego, le preguntamos por su actualidad: “Estoy en Mar del Plata entrenando con Alexis Abot, que es el entrenador de medio fondo y fondo de la Federación Argentina. Caí acá porque entrenaba con sus planes, que me los mandaba por mail, y los seguía allá en Entre Ríos. A medida que mi nivel iba subiendo y me iba metiendo en el mundo del alto rendimiento, las cosas se me complicaban y sola no salían, y necesitás a alguien que esté atrás tuyo mirándote, corrigiéndote. Y fue ahí cuando me decidí a venir unos meses previo a competencias importantes como sudamericanos y nacionales”, recordó. Sin embargo, viajar tampoco fue suficiente: “Cuando entré en un nivel bastante alto, y no me servía estar sola, decidí venirme a vivir acá, sola, y estar en la pista con él para entrenar”, remarcó. El sacrificio trajo resultados: “Fue ahí cuando empecé a sentir la comodidad de estar donde tengo que estar, haciendo lo que me gusta, y así fue como le fui metiendo, representando a la Argentina en varios torneos, teniendo un buen nivel o buenos tiempos en lo que me dedico, y esto me abrió la puerta enorme de irme a estudiar afuera a mitad de año”, adelantó.

«Tuve que tomar muchas decisiones, tuve el apoyo de mi familia que me ayudó en los momentos que tenía que mejorar y era irme o estancarme. Fuera de esto, lleva mucho compromiso, responsabilidad, tenés que estar al cien por cien todo el tiempo. En el
momento que me pongo un objetivo, cada día, y lo cumplo, la alegría y la satisfacción que sentís es enorme, y nadie lo va a sentir como vos
«

Inés Macadam


Sus estudios universitarios en Estados Unidos

El crecimiento de Macadam le abrió grandes puertas: “Me propuse llegar a mi mejor nivel, y poder conseguir esta beca. Voy a estar representando a una Universidad norteamericana en su liga, y en el momento que me toque volver a representar a la Argentina en un torneo voy a estar, voy a seguir siendo Argentina, sólo que en temporada alta voy a estar allá. Fue una decisión dura, porque era quedarme o irme, pero por ahora estoy convencida de lo que decidí. Voy a seguir acá en Mar del Palta hasta mitad de año, porque es donde tengo la comodidad para entrenar. Luego viajaré y volveré para los torneos o cuando termine mi carrera allá”, remarcó. La fecha ya está puesta: “En junio me voy con una beca deportiva. La idea es poder representarlos en mi mejor versión, dar lo mejor para esa Universidad, rendir lo que ellos esperan; y, paralelamente, voy a estudiar una carrera allá, que es administración deportiva, y mi idea es poder estar allá hasta terminarla y recibirme”, auguró. De todos modos, faltan unos meses, así que le preguntamos qué viene antes que eso: “Durante la primera mitad del año voy a estar acá en Argentina, compitiendo en todos los torneos, buscando mi mejor rendimiento y buenas posiciones, como uno se propone día a día”, indicó.

Las mujeres en el atletismo

Cerrando la nota, aprovechando la fecha, le preguntamos por el rol de la mujer en este ambiente: “Tuve la oportunidad de viajar y estar en distintos lados, y la verdad que es muy respetado. La diferencia entre hombres y mujeres es mínima, casi no hay. Me vine de chica, una mujer joven, y tuve la suerte de tener una comodidad tremenda, es un ambiente en el que se ven pocas mujeres, no hay gran nivel de mujeres en los grupos, y eso no hace diferencia en el momento de entrenar, competir. Cada uno, sea
mujer u hombre, se pone un objetivo y lo cumple a su manera, sin diferencia. La verdad que es un ambiente divino y a la mujer se la respeta como debe ser”
, finalizó.