Hablemos de Islandia

Si usted pensaba que íbamos a hablar de fútbol ha sido engañado. Disimule, esto es como un texto de Dolina. Utilicemos la excusa del Mundial para hablar de un par de cosas importantes. Islandia tiene características que nos pueden hacer pensar y mucho.

Protestas por el escándalo de los Panamá Papers

1- Durante la crisis bancaria del año 2008, Islandia tomó un préstamo del FMI por 2.100 millones de dólares. Los pedidos del FMI para firmar el acuerdo Stand By fueron: Equilibrio Fiscal, Plan de Austeridad y Aumento de los Impuestos. Los responsables de la crisis fueron (cuándo no) los tres principales bancos del país, que se dedicaron a tomar deuda sin control hasta que la situación se volvió insostenible. El resultado fue el siguiente: los bancos quedaron bajo el control del Estado (una especie de nacionalización de la banca) y, tras la realización de dos consultas ciudadanas o referendos, los islandeses decidieron no pagar la deuda externa de los bancos. Eso no es todo, además fueron juzgados los ejecutivos de las entidades que provocaron la burbuja financiera y, el entonces Primer Ministro, Geeir H. Haarde. Lamentablemente, la justicia con minúsculas terminó absolviendo a la mayoría, porque como bien cita Galeano al Monseñor Óscar Arnulfo Romero: “la Justicia es como las serpientes; sólo muerde a quienes andan descalzos”. Hace un par de años, las protestas se volvieron a sentir cuando otro primer ministro de Islandia, Sigmundur David Gunnlaugsson, apareció entre los Panamá Papers por una sociedad offshore que tenía junto a su esposa. Las masivas protestas en las que se tiraron huevos y bananas (entre otras cosas) lo obligaron a renunciar.

2- La libertad de culto está consagrada por la Constitución de Islandia pese a que el 80% de los islandeses son luteranos. Recientemente, se ha desatado una polémica porque se impulsa en el Parlamento la prohibición de la circuncisión por considerarla una “violación de los derechos humanos” de los niños. Dicha iniciativa, por supuesto, despertó la crítica de judíos y musulmanes. La gélida isla del norte tiene educación pública y gratuita hasta los niveles superiores. En Islandia el aborto no es legal pero tiene muy pocas restricciones. Desde mayo de 1975, la práctica es aceptada bajo ciertas circunstancias médicas y sociales. Está permitido si la madre tiene alguna enfermedad mental o física; si el feto tiene defectos congénitos; si la madre es incapaz de hacerse cargo del chico; si la madre ya tiene varios hijos; si la madre vive una situación familiar difícil, o si su compañero está enfermo. Por supuesto, es legal en caso de violación o incesto. La pena por un aborto ilegal es de entre cinco y siete años de prisión efectiva. Junto con Finlandia son los dos países nórdicos que tienen ciertas restricciones. Para todos los demás es legal e irrestricto. En el año 2017, el Gobierno de Islandia decidió cambiarle el nombre a la práctica. Hasta entonces se llamaba “destrucción del feto”, y ahora se llama “interrupción del embarazo”. Siguiendo con la política de derechos humanos, desde el año 2010, en Islandia es legal el matrimonio entre personas del mismo sexo o matrimonio igualitario. Según publicó en los últimos días el diario icenews.is, se está discutiendo también la legalización de la marihuana.

3- En materia económica el país vive, principalmente, de la exportación de la pesca, el aluminio y el ferrosilicio. Todos juntos representan poco más del 40% de su economía. Sin embargo, en los últimos años, se ha dado una importante reducción del peso de las materias primas, gracias a la explotación de otros nichos como el software, la biotecnología y el ecoturismo. Este último viene creciendo mucho. De hecho, la revista australiana Cosmpolotian eligió a Islandia como el país más “Instagrameable” del mundo por la belleza de sus paisajes naturales. En relación al valor agregado sobre las materias primas, un yogur llamado Skyr que se produce en Islandia ha conquistado el Mercado Europeo, Estados Unidos y Japón. Es verdaderamente elogiable que un país cuyo único mamífero autóctono sea el zorro polar sea exportador de lácteos. Respecto a la energía, Islandia se abastece de fuentes renovables. Las centrales geotérmicas e hidráulicas proveen toda la energía eléctrica que necesita el país. Apenas el 20% de los combustibles se importan y uno de cada cuatro autos son eléctricos. Islandia supo aprovechar las constantes erupciones volcánicas y su propia geografía para ir en camino a ser un país autosustentable en materia energética y, todo eso, en base a energías renovables.

Björk es la embajadora cultural de Islandia en el mundo

4- Todos los portales educativos y los diseños recomiendan integrar el Mundial a la escuela. Se sabe que durante un mes buena parte del país sólo piensa en lo que sucede con la selección argentina y el resto de los problemas parecen un poco menos importantes, aunque no desaparezcan. Ante esa realidad, uno puede enojarse, ladrarle a la luna y despotricar contra el fútbol; o integrarlo a la realidad actual. Antes de esta nota lo poco que sabía de Islandia era que la cantante Björk tiene una voz capaz de cautivar a cualquier marino desprevenido. La descubrí en la cruda película “Bailando en la oscuridad” y, de vez en cuando, vuelvo a ella. Después de escribir estas líneas, me quedan muchas preguntas e inquietudes sin resolver. Probablemente, en este momento a miles de kilómetros de aquí, algún islandés esté haciendo el ejercicio inverso.