Feersa: El Juez de la quiebra le impidió a la “joven” empresa Tafem conocer la planta

El Dr. Héctor Osvaldo Chomer, quien entiende en la quiebra del frigorífico equino rechazó el pedido de la firma de visitar las instalaciones. Entrá y enteráte quién está detrás de Tafem S.A.

El Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial Nº 10 a cargo del Dr. Héctor Osvaldo Chomer, rechazó el pedido que había hecho la empresa Tafem S.A., supuestamente interesada en reabrir el frigorífico equino. Cabe recordar que, a través de una carta dirigida al Juez, se le solicitaba “arbitrar las medidas tendientes a fin que se autorice” a un representante de la empresa Tafem S.A. a “efectuar una visita a la planta frigorífica sita en Gualeguay”. En su resolución del día jueves, Chomer dictaminó que “por no existir aún proceso de enajenación en curso, deniégase la exhibición solicitada”. Es decir que, al no estar en condiciones de ser vendida la empresa, no se autorizaba la visita del emisario. Gualeguay Hoy dialogó con representantes de la Cooperativa de Trabajadores del Frigorífico Equino y también rastreó quién está detrás de Tafem S.A. Toda la data en esta nota.

El pedido de Tafem S.A. para que Roberto Blumenfeld visite la planta
La respuesta del Juez Chomer

“Estamos siendo escuchados por el Juez”

Gualeguay Hoy se comunicó con los ex obreros de Feersa que tienen la custodia provisoria del predio, para consultarles por esta situación. Ellos nos solicitaron que hablemos con uno de los asesores legales, el Dr. Federico Villanueva, quien manifestó su opinión sobre la decisión del Juez y lo que ellos pretenden a futuro: “Los síndicos no le abrieron mucho el juego a la empresa Tafem S.A. El Juez se puede leer que tomó una posición pro cooperativa”, comenzó y siguió en el mismo sentido: “La realidad es que venimos haciendo diligencias en tiempo y forma y estamos siendo escuchados por el Juez. De hecho, hace dos semanas, tuvimos una audiencia personal donde nos hizo manifestaciones que, para nosotros son más que positivas”, aseguró. Le preguntamos cómo entienden que sigue esto: “El proceso de la quiebra sigue abierto. Si eventualmente, Tafem o cualquier otro comprador como la Cooperativa en un futuro, quiere comprar la empresa, tiene que esperar la autosubasta. Por lo pronto, la cooperativa solicita continuar la explotación comercial del predio hasta tanto se resuelva o se liquiden los bienes. Puede pasar un año, dos o el tiempo que sea necesario”, auguró. Le preguntamos por esa posibilidad que deslizó de que la cooperativa compre la empresa, teniendo en cuenta los recursos económicos: “Entre el activo, la cooperativa tiene créditos laborales, porque todos los trabajadores cuando Feersa levantó campamento se quedaron sin cobrar el sueldo. Entonces, esas liquidaciones finales son parte del activo”, explicó. Luego, sobre las intenciones que tienen: “Esta nueva cooperativa sigue avanzando hacia la formación definitiva. La intención es ofertar en el momento que se pueda comprar”, reiteró. En el cierre, se refirió a los cuestionamientos que han recibido: “Estamos siendo atendidos por el juez de forma personal; mostramos la matrícula provisoria, tenemos la custodia del predio, y estamos solicitando una entrega definitiva”, finalizó.

Quién está detrás de Tafem S.A.

Por otra parte, Gualeguay Hoy investigó quiénes son las personas vinculadas a la empresa Tafem S.A., presunta interesada en reabrir Feersa. En primer lugar, cabe destacar que en el Boletín Oficial del día 26 de febrero de este año se hace referencia a la empresa Tafem S.A. y destaca que es el nombre que adquiere la empresa Falm S.A. constituida a través de un edicto del día 22 de febrero en el mismo Boletín Oficial de la Nación. Es decir que la empresa tiene menos de dos meses de vida. En el detalle del capital se destaca que poseen sólo cien mil pesos. En el objeto aseguran que se dedicarán a la “industria, comercio y explotación comercial e industrial de plantas frigoríficas propias o ajenas de todo tipo de carnes, ya sea en el país como en el extranjero”. El directorio está compuesto por dos abogados, Juan Félix Memelsdorff, y Adriana Mon, socios en el “Estudio Suaya, Memelsdorff”. Uno que tiene aceitado vínculo con la industria frigorífica es el emisario que la empresa quería enviar a Gualeguay. Se trata de Roberto Blumenfeld, aquel que se menciona en la presentación que realiza Mon ante el Juez Chomer. Roberto Blumenfeld se presenta en Linkedin como “Project Manager Director en el Frigorífico General Pico S.A.”. Blumenfeld también pone en su currículum que fue el presidente de Frigomerc en Paraguay hasta su venta a la firma Minerva brasileña y último gerente del Frigorífico Nelson hasta su quiebra en el año 1998. Sin embargo, es interesante destacar que el dueño del Frigorífico General Pico S.A., donde trabaja hoy Blumenfeld, es Alan Lowenstein, hijo de Ernesto “Tito” Lowenstein, referente del negocio equino desde su inicio en los años 90’ y ex dueño del frigorífico Paty. Además de ser prósperos empresarios del sector, la familia Lowenstein al igual que los Veronesi, tiene una historia asociada al cierre de frigoríficos. Cabe destacar que Memelsdorff también es parte del directorio del Frigorífico General Pico S.A.

El camino hacia el monopolio o “trust” equino

En el año 2012 eran seis los frigoríficos que estaban habilitados para faenar ganado equino y exportar. En la localidad de Uriburu, La Pampa, se encontraba uno de ellos. Ernesto “Tito” Lowenstein colaboró con su cierre y pasaron a ser cinco. A mediados del año 2013, la familia Veronesi se encargó de cerrar Indio Pampa y el número se achicó a cuatro. Quedaban Feersa; Aimar (Río Cuarto, Córdoba); Lamar (Mercedes, Buenos Aires); y Solemac en Río Negro. En el año 2017 le llegó el turno a Feersa, y otra vez de la mano de la familia Veronesi, que ya se había convertido en propietaria de Lamar. La historia local ya la conocemos. Actualmente, en todo el país son tres los frigoríficos que concentran el mercado de exportación equina. Lamar es controlado por la familia Veronesi y el ex Aimar y el Firgorífico General Pico por los Lowenstein. Otro dato de color es que desde 1993 a 1998, Alan Lowenstein fue director de Lamar. Ahora los Lowenstein están interesados en Feersa, no sabemos si para reabrir o para cerrar definitivamente toda chance de competencia.

Durante el año 2018, pese a la profunda crisis que vivió el país, se exportaron más de 6.400 toneladas de carne equina, principalmente, a Bélgica, Italia, Rusia y Holanda. En caso de poder abrir, Feersa se metería en un mercado que es muy pero muy rentable. Los intereses son muy grandes, esperamos que los trabajadores puedan recuperar sus puestos de trabajo de la mejor forma posible. Nosotros cumplimos con el deber de informar a la sociedad.