“Es algo que siempre quise hacer, desde muy chico”

Nicolás Gandini López realizó el raid desde paso de Alonso a Puerto Ruiz el 7 de abril. El sábado dialogamos con él y nos contó las sensaciones que le dejó semejante travesía y sus proyectos a futuro.

En primer lugar, se refirió a cómo vivió la posibilidad de nadar desde Paso de Alonso hasta Puerto Ruiz: “Sin duda que las cosas que dejó esta travesía fueron todas positivas. Primero que nada, por tener la experiencia y las sensaciones de nadar siete horas y en las condiciones que me tocaron con un río estancado, que parecía un lago, con corriente nula, lo cual que hizo todo más duro”, comenzó y siguió: “También feliz de poder sobrellevar bien esas condiciones y haber nadado a buen ritmo, incluso más rápido de lo que había nadado en el Campeonato Argentino de Aguas Abiertas, dos semanas antes, y poder mantener ese ritmo veloz por cuatro, cinco horas”. A su vez, más allá de lo emotivo, sirve a futuro: “Me sentí muy bien, nadando a un ritmo que la verdad no me lo esperaba, porque una semana atrás había estado internado por una intoxicación que sufrí en el Campeonato Argentino de Aguas Abiertas, y estuve una semana parado, tuve nada más que cuatro, cinco entrenamientos, antes de esta travesía y me sorprendió haber estado a un 110% para realizarla”, aseguró. La exigencia también es un plus en cuanto a lo anímico: “Eso me deja tranquilo de que en situaciones complicadas puedo sacar lo mejor de mí, que es muy bueno, pero también cabe destacar que es muy duro. Más allá de cómo estaban las condiciones del río, porque uno pasa cierta cantidad de tiempo, a mí se me dio el quiebre anímico y físico a las cinco horas y tardé bastante en recuperarme, casi cuarenta o cuarenta y cinco minutos nadando lento, desorientado y dolorido”, remarcó. El premio fue muy grande: “Es algo muy duro, pero cuando tocás el pontón de llegada todos esos dolores se reemplazan por alegría. En el momento, no estaba lleno con el objetivo que había logrado, pero ver a la gente en el Puerto, toda la gente ahí, el contexto que lo rodeaba. Ahí te das cuenta que “guau, toda esta gente vino para ver lo que yo hago”. Tal vez te quebrás y te da una emoción muy grande de haber podido nada tantas horas, y haber hecho una prueba tan simbólica”, recordó.

Cambios de distancia

También cabe destacar que Nicolás experimentó un importante cambio de distancia desde la última carrera hasta la travesía: “Estuve dos días para recuperarme del todo, todavía los dolores siguen una semana después, pero la alegría supera todos los dolores”, sintetizó y se refirió a la idea de superar los diez kilómetros: ”Respecto al cambio de distancia, de pasar de nadar diez kilómetros en el Argentino a casi cuarenta; primero que nada fue porque yo vine con la idea de que lo iba a lograr. Sabía que era capaz y quería tomar esto como un entrenamiento para planear la temporada que viene poder hacer carreras más largas”, auguró. Se trata de una decisión estratégica: “Por mis condiciones no es una distancia que me favorezcan los diez kilómetros, porque no puedo nadar tan rápido como la prueba lo requiere, pero sí puedo mantener un ritmo constante durante más tiempo. Los diez kilómetros en el Argentino, se nadan en dos horas, y mantuve el mismo ritmo durante cuatro o cinco en la travesía. Así que este cambio de distancia era casi obligatorio que lo tenía que hacer para aspirar a poder correr en competencias importantes, pero de mayor distancia que el Argentino”, adelantó. En los diez kilómetros la competencia es implacable: “Para aspirar a un podio en una categoría primera que es la que me tocaría dentro de dos años, es muy difícil porque los nadadores que hay a nivel nacional son muy talentosos. Sin ir más lejos, tenemos en el Campeonato Argentino de Primera, a cinco, seis chicos, que están rankeados entre los diez primeros del mundo en ultra maratones de aguas abiertas. Entonces la competencia es de mucho nivel”, explicó.

Objetivos: Rosario y Santa Fe Coronda

Con respecto a la temporada de aguas Abiertas, ya termina por cuestiones de clima: “Empieza el frío, los ríos se enfrían y al no estar dadas las condiciones lo que se hace es seguir entrenando para competir en el Campeonato Argentino de Aguas Abiertas, y tratar de lograr conseguir una plaza para competir en la Maratón Internacional de Rosario o hacer el selectivo de la Santa Fe-Coronda”, auguró y continuó: “Son dos objetivos muy ambiciosos, pero ojalá se me pueda dar, es para lo que quiero trabajar todo este año, en el cual me pude ordenar mejor los horarios de Facultad y entrenamiento para mejorar respecto al año pasado en el que se me chocaban. También aspiro a poder seguir creciendo, y aspirando a buscar cada vez cosas más importantes”. 

“No le doy el valor que debería darle”

Le recordamos, en el final, la historia de Pablo Cosso, un referente de las aguas abiertas y que junto a muchos otros nadadores han realizado esta famosa prueba. Ahora, Nicolás Gandini López, forma parte de ese grupo de nadadores: “Me pone muy contento porque es algo que siempre quise hacer desde muy chico. Por ahí, hoy lo hago con otras aspiraciones y no le doy el valor que debería darle”, reconoció y dio un ejemplo: “Terminé de hacerlo, el lunes hice un regenerativo en Rosario, y el martes ya me puse a entrenar. Ya tengo la cabeza en lo que viene. Preparando algún torneo de pileta en mayo, seguir progresando para la temporada que viene aspirar a mayores logros, y eso no permite darte cuenta de lo que vas logrando. Es muy difícil darse cuenta de lo que has hecho. Pero es algo que quise hacer desde muy chico”, recordó. Tiene sus referentes y amigos actuales: “Estuvieron Pablo, Franco y Facundo Olivera acompañándome, que son chicos con los que yo crecí en cuanto a lo deportivo. Hablaba con Facundo de todas las cosas que hemos compartido desde que comencé, y él estuvo presente en la primera carrera que gano de Aguas Abiertas en Baradero, en el 2013. Estuvo presente en mi primer Villa Urquiza, que salí 5to con catorce quince años. Está presente ahora, y la verdad que es una persona muy importante, y que me siga acompañando en estos momentos claves es muy bueno. Ese lazo que se tiende es muy especial”, indicó. En el final, su sana ambición: “Hoy poder lograrlo es emotivo para mí, me llena de orgullo y tal vez el día de mañana pueda darle el valor que se merece. Pero hoy estoy pensando en más”, cerró.