El Dr. Alcides Lobbosco se refirió a la inauguración de IMO

El tiempo de espera terminó y en algunas horas se podrá conocer lo que viene a aportar el Instituto Médico Oftalmológico en materia de atención con tecnología de avanzada. Para conocer cómo comenzó, cuál es la propuesta y los objetivos, compartimos la palabra del Dr. Alcides Lobbosco.

bEn primer lugar, Lobosco dio cuenta de lo que se va a mostrar esta tarde frente a la Plaza Constitución, en el corazón de la ciudad: “La idea de la inauguración es que se haga una presentación inicial para contar de qué se trata, y transmitirle a la gente que no sabe de qué se trata esta obra; cómo se ha ido desarrollando este proyecto y cómo va a funcionar esto. Después se hará el corte de cinta, se mostrará y se pondrá a consideración de la gente el lugar”, comenzó. Luego, llegará el momento de la atención a los pacientes: “El miércoles 6 de marzo ya estaremos comenzando a trabajar. Inicialmente, se va a hacer toda la parte de estudios, consultorio y ni bien se completen los trámites formales de habilitación, se empezará con el quirófano”, destacó. El equipo de trabajo es muy completo: “En principio, largamos con un equipo de oftalmología, a lo que sumamos algunos de los médicos que trabajan con nosotros de otra especialidad como por ejemplo la Dra. Falcón, que es nuestra cardióloga, va a estar haciendo los electrocardiogramas y los estudios pre quirúrgicos a pacientes que se van a practicar una cirugía. Y dentro del equipo oftalmológico somos tres especialistas: Dra. María Eugenia Camoirano, Dr. Juan Esteban Larrivey y yo. Después hay un equipo técnico y de secretarias, en la parte de oftalmología. Hay muchos estudios complementarios que los realizan los técnicos que van a estar permanentemente dando apoyo a nuestra tarea. Estamos hablando de alrededor de quince personas trabajando en la clínica, divididos en diferentes turnos. La atención va a ser desde las 7 de la mañana hasta las 19 horas”, detalló.

“Que sea el Centro más importante de la Provincia”

El equipo de trabajo está compuesto por alrededor de quince profesionales y técnicos

Ahora que está a horas de inaugurarse ya se puede hablar de los objetivos: “Hay dos Hospitales de Día en Rosario, y en Entre Ríos va a ser el primero. En ese sentido, estamos empezando un camino. El objetivo es que se convierta en una de las instituciones más importantes de la provincia. Como decía Fangio, ‘no hay que creerse el mejor, pero hay que trabajar todos los días para serlo’. La meta es que sea el Centro más importante de la Provincia. Hoy sería pretencioso decirlo, pero vamos a trabajar para que los sea, expresó. También destacó el nivel de desarrollo de IMO: “En cuanto a tecnología, se ha hecho con todo lo que hay disponible en la actualidad. Nosotros en el anterior centro, que era el Centro de Ojos de Alta Complejidad, que teníamos en el CEM, a pesar de que estábamos invirtiendo en esto, nunca se dejó de invertir en equipos. Desde hace un par de años frenamos un poco eso, porque la inversión tenía que venir toda para acá. Gracias al apoyo de algunas empresas con las que venimos trabajando desde hace años, IMO viene con una renovación muy importante, y están llegando una cantidad de equipos en estos días muy importantes”, adelantó.

Historia del Proyecto

Dr. Alcides Lobbosco

Lobbosco explicó cómo se convirtió en realidad su sueño: “Desde hace muchísimos años tenía la idea. Empecé a trabajar en Oftalmología, en Centros de Ojos, me fui a formar afuera, y siempre tuve la ilusión de hacerlo. Tuve algunos intentos que por distintos motivos no funcionaron en sociedad con otros. Siempre quedó la idea y en un momento surge la posibilidad de formar parte de CEM, gracias a mi amistad con Mariano Carboni Bisso, y ese fue mi puntapié inicial. Ahí tuve el lugar físico donde pude instalar el Centro de Ojos”, recordó y siguió: “A su vez, en el año 2002 fui uno de los miembros fundadores de la Sociedad Entrerriana de Oftalmología, que es una entidad que realiza los convenios con todas las obras sociales, maneja la facturación. Fue muy revolucionario, muy moderno en ese momento. A nosotros nos facilitó mucho las cosas. Esas cosas hicieron que esto se desarrollara mucho más”, explicó. Luego de formarse en Buenos Aires, volvió a nuestra ciudad buscando descanso, pero las ansias de progreso pudieron más: “Cuando me vine a Gualeguay buscaba descanso, tranquilidad, volver a mi lugar en el mundo y a mis amigos. Pensaba que iba a trabajar menos y descansar más, y al final se terminó dando al revés”. Y así nació la idea: “Ese proyecto que había quedado frenado empezó a desarrollarse cada vez más. Vimos que cada vez teníamos mayor respuesta de personas de otras ciudades, y por eso empezamos a poner consultorios de atención primaria en ciudades como Galarza, Larroque, Tala. Inclusive tuvimos un Centro en Gualeguaychú que se cerró, no porque no tuviéramos respuesta sino porque era imposible dar respuesta a todo eso. A la vez, yendo a operar a la Provincia de Buenos Aires, Capital Federal, y mantener todo esto. Cuando cerramos el Centro de Gualeguaychú pensamos que teníamos que poner algo en Gualeguay y nos metimos de lleno en este proceso”; aseguró.

El lugar indicado

El espacio físico tampoco es azaroso: “Siempre tenía el sueño de esta casa, y conocía a los dueños (los hermanos Piaggio) que eran pacientes míos, y siempre se había hablado. Cuando ellos la ponen a la venta no se dio la posibilidad, la compró otra persona, y por las vueltas de la vida, por una historia muy larga se la termino comprando a la casa”, recordó. La construcción también implicó un periplo extenso: “Una vez que tenemos el lugar empezamos a desarrollar con el Arquitecto Darío Carbone el Proyecto. Eso habrá sido hace ocho años. Nos llevó, más o menos, dos o tres años hasta que pudimos empezar la obra. Nos planteamos distintas etapas, que comenzó con la excavación y las cocheras subterráneas, luego toda la estructura, y las diversas etapas se fueron dando. Como quien no quiere la cosa, se fue dando todo y se terminó casi todo simultáneamente”, enumeró. Las metas se volvieron más ambiciosas: “A la vez, en el transcurso de la obra, hubo algunos cambios. Dimos con José Luis Ciani, que es quien ha asesorado a la mayoría de las clínicas de ojos que se han abierto, para que todo lo que debe ser habilitado, esté en las condiciones, tenga la tecnología necesaria, y esté acorde a todos los requisitos que las diferentes entidades exigen. Cuando dimos con él surgió la posibilidad del Hospital de Día, y que se podía hacer alguna cosa más que un Centro de Ojos, que nos permitiera bajar los costos de funcionamiento, y es algo que se sumó a lo último. Todavía no está en funcionamiento, pero es una posibilidad que más adelante ya esté operativo”, auguró.