Balbuena contestó: “Es su propia incapacidad la que les está jugando en contra”

El vice intendente respondió a las críticas del presidente del Bloque de Concejales de Cambiemos, Efraín Martínez Epele, habló de la ruptura con Cambiemos, y difundió las asistencias de los concejales.

Mauricio Balbuena fue cruzado por Martínez Epele, tras sus dos ausencias al Concejo Deliberante, y contestó difundiendo las asistencias de los concejales: “Tendríamos que revisar todas las asistencias del 2018, y si tengo alguna falta está en las versiones taquigráficas. Está en el Concejo y se puede ver, en el cual no tuve ni una falta en el 2018, así que no sé cuáles son las reiteradas oportunidades que él dice que me ha reemplazado. Falta a la verdad”, contestó en la entrevista con Gualeguay Hoy. Luego, agregó: “Después, dice que el día 20 dije que no iba a ir y terminé yendo. Le voy a pedir disculpas porque fui a trabajar, cuando tenía un compromiso, por un viaje de salud de un familiar, tuvimos la suerte de que nos atendieran rápido, y yo cometí el error, según Martínez Epele, de haber ido a la sesión cuando le había dicho que capaz no podía llegar. Llegué, y parece que les molesta que haya ido a una sesión más”, recordó.

Sobre las últimas sesiones del Concejo

En las dos últimas sesiones se discutió la remoción de Silvio Carballo. En una Cambiemos no dio quórum, y en la otra se aprobó en forma polémica. Balbuena faltó a ambas y explicó: “Por ahí, la gente no sabe, pero tenemos las sesiones desde el 1° de marzo hasta el 30 de noviembre. El Ejecutivo, desprolijamente, como viene haciendo últimamente, en la última sesión presenta este tema tan importante, que consideran ellos, la remoción del Contador” destacó y siguió: “Se pidió una prórroga en la última sesión de noviembre, por treinta días, para tratar unos temas que habían quedado sin terminar, y este tema nuevo de la remoción del Contador. Ni bien empezaríamos las sesiones de comisión para el tratamiento de estos cinco temas que quedaron, el Presidente del Bloque de Cambiemos, Efraín Martínez Epele, pide vacaciones y se ausenta por dos martes; el 4 y el 11 de diciembre. Como no estaba su presidente, el Bloque Cambiemos se negó a tratar el tema Carballo”, recordó. Luego Balbuena marcó que se lo citó a Carballo con su asesor legal y que desde Cambiemos quisieron votar apenas se fue sin tratamiento. Comparó esa situación con el intento de destitución del concejal Martínez Epele por la reunión con Benvenuto en casa de Lesca, y la posterior defensa en el Conocejo: “Debería ser tratado con el mismo respeto”.

El no quórum de Cambiemos

Balbuena se refirió a la primera de sus ausencias, y recordó la sesión fallida en la que los socios de Martín Pescador no pudieron obtener la cesión de los terrenos: “En la sesión pública del jueves 27 de diciembre, avisé a la mañana al Secretario del Concejo que no estaba bien de salud e iba a ir al médico. Voy al médico, me da reposo, un certificado, y no causaría mayor problema. El problema no es Balbuena, el tema es que Agustín Turinetto se fue de vacaciones, y no tenían los concejales suficientes para hacer lo que querían hacer. En vez de ir, dar quórum, aprobar lo de Martín Pescador, y automáticamente pedir una prórroga por treinta días más; y seguíamos en tratamiento en la otra semana; decidieron no ir, y no porque Balbuena no fue, porque el quórum lo dan ellos. Los que faltaron, los que hicieron todo ese juego político son ellos, el bloque de Cambiemos”, diferenció.

Llamado a extraordinaria

Luego, vienen las idas y vueltas por las llamadas a sesiones extraordinarias. En aquella sesión del 27 de diciembre, el presidente del bloque del Frente para la Victoria, ante la ausencia de Cambiemos, dio por finalizado el año legislativo. Por lo tanto, el Ejecutivo pidió la sesión extraordinaria del viernes pasado, para aprobar la remoción de Carballo: “El Ejecutivo sin ningún tipo de diálogo, porque la verdad no tenemos diálogo, aunque estoy todos los días en la Municipalidad; y tranquilamente, podríamos sentarnos a charlar institucionalmente, consensuar, hablar con los dos bloques, como veníamos haciendo anteriormente. Que yo tenga diferencias políticas no quiere decir que tenga diferencias institucionales. Pero como últimamente vienen trabajando al atropello, sin consultar, creyendo que está todo bien; mandaron un Decreto solicitando una sesión extraordinaria para el día viernes 18 de enero”, comentó y justificó su ausencia: “Como tenía algo programado para ese día, porque nunca me imaginé que podían pedir una sesión en un día que no es legislativo (todo el año, salvo feriado fueron los martes y jueves); entonces, le solicito a través de una nota, donde le adjunto la sesión preparatoria y le explico que los martes son comisión y los jueves son de sesión pública. La Ley dice que el Ejecutivo tiene el derecho de mandar a pedir una extraordinaria por la urgencia de los temas. Presentaron un proyecto de ordenanza que no tenía ningún tipo de urgencia, y a su vez, ponen los cinco temas que habían quedado del 2018. Tranquilamente, les podría haber dilatado la cuestión hasta marzo, pero para no entorpecer, le solicité el jueves, me dice que ratifica el 18, entonces convoco para el día viernes 18, y les comunico a los jefes de bloque y al secretario del Concejo a la mañana que no voy a poder concurrir. O sea que el concejal Martínez Epele estaba totalmente avisado que yo no iba a estar porque me encontraba de viaje” aseguró.

Sobre la sesión caliente

A su vez, Balbuena criticó la actitud de Martínez Epele, de votar desde la presidencia del Concejo: “Cuando se está en la presidencia no se vota, sólo se puede votar en caso de empate. Hay un caso muy resonante que fue el caso de Cobos, cuando le tocó votar. Ahí votó el presidente de la Cámara de Senadores porque había empate. Si no hay empate, el presidente no vota, eso dice la Ley”, indicó y continuó: “Se ve que tienen necesidad de que salga. Para ellos ya salió. Creo que va a haber presentaciones legales contra el Municipio, porque el asesor legal de Carballo ya lo había adelantado; que ellos iban a ir a la Justicia si no se hacía bien”, lanzó. Luego, Balbuena opinó sobre el rol que deben cumplir: “Considero que esto no se hizo bien, se atropella la institución del Concejo, y, lamentablemente, el bloque de Cambiemos, no está entendiendo que nosotros somos el contralor del Ejecutivo. Tenemos que trabajar para controlar el Ejecutivo, no para ser una escribanía del Ejecutivo”, argumentó. Luego, reveló que no es el único con diferencias dentro de Cambiemos: “Se enojan conmigo porque tengo diferencias y las hago públicas, pero en privado ellos te dicen que tenés razón. Que no llegan a fin de mes, que no están contentos con Macri, con cómo va el país. La única diferencia es que yo las hago públicas, y les digo lo que quiero, pretendo y con quién estoy. No ando a las escondidas para ver si van a ser candidatos o no van a ser candidatos”, cerró.

Ruptura con Cambiemos

Le pedimos que exprese sus diferencias con Cambiemos: “Públicamente, dije que con Macri no iba a estar más, y que con el Gobierno local, con el Ejecutivo de Federico Bogdan tampoco, porque me desilusionaron los dos. Macri porque no cumplió lo que dijo. En el debate con Scioli, uno lo escuchaba y le creía. Estaba convencido que iba a hacer las cosas bien. Cuando Scioli decía lo que iban a hacer, el mismo Macri le decía en qué te han convertido Daniel, porque eran amigos. No sólo cumplió lo que dijo Scioli que iba a hacer mal, sino que lo superó. Logró llevar la inflación casi al 50%, la más alta en los últimos veintipico de años. El dólar dijo que no iba a devaluar, y lo explotó. El combustible, la deuda externa; dijo que nunca más íbamos a tratar con el FMI y hoy estamos enterrados con el Fondo Monetario, y para peor, estamos enterrando a la próxima gestión, porque eso no lo dicen”, criticó. También ve mal el futuro: “El próximo presidente que venga no sólo no va a poder gobernar, sino que va a tener que ir por culpa de esta gestión de Mauricio Macri, a tratar con el FMI y pedir una refinanciación de deuda porque la Argentina ya en el 2020 no puede pagar. No le va a alcanzar la plata, y ya lo sabemos. No sólo hipotecó sus cuatro años de gestión, sino que hipotecó la próxima gestión que si Dios quiere no va a ser de él”. Localmente, está claro también: “Hay muchas cosas en las que no estoy de acuerdo. Nosotros veníamos a hacer otra cosa, habíamos prometido otra cosa. Prometimos estar cerca de la gente, nos comprometimos a ayudar a los barrios, que la ciudad iba a cambiar, la ciudad iba a estar más limpia, linda”, recordó. La realidad que ve es otra: “Hoy a la ciudad la encuentro sucia, la recolección de residuos es mala, la Costanera está muy desprolija, el Parque está feo, no hemos puesto un solo juego. Los últimos juegos que se pusieron en la Costanera los puso la gestión anterior. No pensamos en los niños, los juegos están rotos, las maderas saliendo, los calvos al aire libre. Las obras están todas sin terminar. El SUM, el Nido, el Hábitat, el 150 Viviendas. No hacemos asfalto, muy poco cordón cuneta, no cortamos el pasto en los barrios, las calles están deterioradas”, enumeró. Y cerró con dureza: “El vecino se queja todos los días. Recibo las quejas todos los días, porque yo ante todo soy vecino, y fui y le dije a la gente que íbamos a tratar de mejorar la situación, que puedan vivir mejor. Dijimos que no iba a haber más techo plástico y el mismo Municipio da plástico para que pongan arriba de los techos. No gestionamos en Acción Social para tener mayor asistencia, no reconocemos que hay más comedores, más hambre. Vemos todos los días gente en los tachos de basura”. El final es con la misma dureza: “Y encima se creen que todo es un complot contra ellos. Es su propia incapacidad la que les está jugando en contra”.